CUANDO APOYARON LA COLA

March 11, 2017

¿Cuántas veces al día querés cambiar tu forma de existencia?

 

Todas las acciones o decisiones del mundo actual tienen un origen en la historia antigua. Si trabajas en la reflexión de lo que el mundo esta decidiendo, todo, absolutamente todo tiene un solo hilo conductor: El escape.

Todo el mundo intentando de salir de su zona de corfort, de su pensamiento, de su cuerpo, todo es un escape continuo. Escapas del mundo mediante celulares, televisión, drogas, anfetaminas, adicciones, tus vacaciones son “escapadas” y hasta te escapas del trabajo alguna vez diciendo que “no te sentís bien”.

Estas siguiendo gente en Twitter, que ni siquiera sabes quién es, cuando deberías estar siguiendo manadas.  Dejamos de ser nómades con el cuentito de que podíamos tener todo lo que necesitamos tan solo con la agricultura. Nos inculcaron el concepto de la “comodidad” el “confort” y el más desastroso “la seguridad” (protegido por un vivienda y el acopio de alimentos que vienen del suelo de manera constante) Ninguno de esos conceptos se acerca al de aventura.

Imaginate por un momento la utopía de 7.000 millones de nómades en el mundo. Imaginate una familia viajando junta, sin la preocupación de pagar impuestos de una casa que no va a usar más porque seguramente muere en otra parte del mundo. Imaginate gente aprendiendo idiomas, y esas banderitas que dicen de donde sos bien dobladitas.

¿Cuántas veces por día soñas con pegarle una patada al tablero y rajar? Lo tenés en el ADN, el abuelo de tu abuelo no más… era un poco menos cagón que vos y que yo juntos. Pero justo ahí cuando viene el envión para patear todo, pensás en el auto, en la cuota, porque ya decidiste tener más pulgadas en la tele que en la ventana. Puede que también hayas decidido darle bola al tiempo, tal vez la el mejor avance tecnológico desde que la humanidad es tal.  La construcción social moderna de la "vida" a través del tiempo.

No vas a salir del sistema, incluso si te haces el “mochila hippie humanista” cuando te duela la muela vas a usar el hospital que pagan los otros, pero podés ser coherente. Podés practicar, decile al otro que está hermoso en vez de más gordo, podés ser menos autoritario a la hora de marcarle el tiempo a otra persona con un “te tenés que casar” “ya es hora de un bebé” “o del segundo” “completa la parejita”. Empecemos a buscar bebés por amor no por géneros, que las nuevas generaciones sean por amor, no para parchar una relación de dos que ni se aguantan, que vuelva a ser “sorpresa” el si es nene o nena.

 

Si tu cuerpo y tu cabeza te piden viajar, no te están marcando un destino, no es quince días a una playa paradisíaca que significa pagar un año una cuota. Tu cuerpo y tu cabeza te piden que te muevas, que los uses, porque insisto… Los vas a dejar acá dos metros bajo tierra. Mortal.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now